Planificación patrimonial

Planificación patrimonial

La planificación patrimonial es el proceso de creación de la gestión y el desembolso de sus bienes después de su muerte. El término también abarca las estrategias que se utilizan para proteger sus activos inmobiliarios y minimizar la responsabilidad fiscal.

Última Voluntad y testamento

La planificación patrimonial comienza con la preparación de un testamento. Si usted tiene hijos o algo más que activos nominales, tener hecho un testamento es realmente una obviedad. De hecho, creemos que todos los adultos deben tener una voluntad, incluso si no hay hijos o bienes que proteger.

Fideicomiso testamentario

Existen diferentes tipos de fideicomisos. Tener un fideicomiso puede ser un medio muy eficaz para lograr las metas de su planificación patrimonial (y de protección de activos).

En el contexto de la planificación patrimonial, un fideicomiso es un medio común que se utiliza para evitar la legalización de un testamento, ejercer el control sobre el legado, minimizar los costes e impuestos, etc. Para muchas personas, la combinación de un testamento pour-over con un fideicomiso testamentario es una excelente estrategia de planificación patrimonial.

HLA Advantage

Servicios Fiduciarios

Mucha gente tiene la idea de que la creación de fideicomisos, utilizar fideicomisos profesionales y similares en realidad es algo orientado a gente muy rica. Es comprensible el procedimiento de ese pensamiento. Si el propósito es crear una entidad que pueda ser utilizada para actividades de inversión, entonces es probable que sea cierto que usted tendría que manejar suficiente dinero o activos en la finca para ser capaz de generar suficientes ganancias a través de la inversión para justificar los sueldos y comisiones del fiduciario y de los asesores de inversiones.

Sin embargo, si usted no ha considerado las ventajas de un fideicomiso porque cree que será demasiado caro o es sólo es para los ricos y famosos, usted se está haciendo un flaco favor.

La elaboración de un fideicomiso no es cara. Es sólo una cuestión de redacción del contrato de fideicomiso. Y los fideicomisos pueden emplearse para muchos propósitos, no solo inversiones.

Nuestra empresa no es una empresa de fideicomisos. No invertimos fondos ni comisiones de carga. Nuestros honorarios se pagan directamente a cada hora, según sea necesario. No hay cuotas anuales.

Las razones más comunes para designar a un fideicomisario que no sea usted incluyen:

  • Privacidad

Si se establece el fideicomiso de manera correcta, su nombre no aparecerá en abosulto en el registro público. Esta confidencialidad puede ser muy importante para algunos de nuestros clientes internacionales, o simplemente aquellos que no quieren que su negocio personal esté bajo el escrutinio público.

  • Protección de los acreedores

Existe algo que se llama “cláusula derrochador” que, junto con la estructura general del fideicomiso, puede ser un medio muy eficaz para recortar la responsabilidad de los acreedores.

  • Protección de los Miembros de la Familia y Terceros

Permítanme usar un ejemplo real. Uno de nuestros clientes – un entrañable señor mayor – estaba tratando de disfrutar de sus años dorados, pero un miembro de su familia política tenía la costumbre de aparecer y pedirle dinero. Nosotros creamos un fideicomiso y se nombró al abogado principal de la empresa como fiduciario.

Nuestro cliente ahora simplemente le dirá que “usted tendrá que hablar con el administrador”. Dejó el problema completamente a un lado, de manera que evita el conflicto con su esposa y con sus familiares.

  • Administración Profesional (sin errores de novato)

Usted puede nombrar a un amigo o a un miembro de la familia como su fiduciario. Ciertamente, esto es menos costoso y, a veces, sí tiene sentido hacerlo. Sólo debe tener en cuenta que el fiduciario tiene que firmar en todo lo que se refiera al negocio de fideicomiso, y que a veces se requiere cierta experiencia y conocimientos jurídicos. Obviamente, un licenciado, abogado con experiencia es una mejor opción para este papel. Y, el costo no es tan grande como pueda pensar.

  • Conveniencia

Seamos sinceros. Es posible que en algún momento usted sólo quiera disfrutar de su jubilación sin tener que preocuparse por la administración de su patrimonio. Bajo nuestro plan económico, tiene mucho más sentido designar a un abogado-administrador y permitirle que guíe y maneje sus actividades de fideicomiso.